El Hospital Naturista, un escenario de ultratumba para jugar gotcha

Este lugar se ha convertido en un ícono de la cultura popular en Tampico. Localizado frente al mar, sigue atrayendo a curiosos.

El Hospital Naturista, un escenario de ultratumba para jugar gotcha

Este lugar se ha convertido en un ícono de la cultura popular en Tampico. Localizado frente al mar, sigue atrayendo a curiosos.

Este lugar es el origen de una de las leyendas urbanas más populares de la zona urbana de Tampico, Ciudad Madero y Altamira. Ubicado frente al mar, el Hospital Naturista desprende miedo y belleza al mismo tiempo; con sus paredes abandonadas y al horizonte el color azul intenso del mar del Golfo de México. ¡Atrévete a conocerlo!

El Hospital Naturista: la historia

El hospital fue inaugurado en 1984 con el nombre "Centro de Rehabilitación Juan Álvarez Díaz", aunque siempre fue conocido, hasta nuestros días, como Hospital Naturista. Fue una inversión de Pemex y daba atención médica al público en general. Durante los días de su esplendor fue el hospital más desarrollado y con mejor tecnología de América Latina. Tenía tendencias en nutrición, hidromasajes y otras terapias. No obstante el hospital cerró apenas cinco años después. Desde entonces, el inmueble no ha sido utilizado por el gobierno o alguna otra dependencia, por lo que ha quedado en total abandono.

La leyenda urbana del hospital

Como todo hospital mexicano, este también tiene su historia de terror. Cuenta la leyenda que durante sus años de funcionamiento, trabajaba aquí una enfermera muy bonita y limpia, tan pulcra que siempre iba a trabajar impecable y con su uniforme muy bien planchado. Ella se enamoró de un doctor del hospital, quien sólo jugó con sus sentimientos, abandonándola al poco tiempo. Devastada la enfermera, empezó a tratar mal a sus pacientes. Se dice que fue tanta su negligencia, que omitió darle un medicamento importante a un niño, causando su muerte. El padre del infante al enterarse de esto, envuelto en furia, cortó la garganta de la enfermera con un bisturí. Desde luego, no se tienen datos verídicos de la enfermera o el doctor y se desconocen sus nombres. Sin embargo, a partir de 1994, después de la decaída del hospital, empezaron los rumores de que una enfermera merodeaba los pasillos vacíos del inmueble. Con el tiempo se le empezó a conocer como el fantasma de "La Planchada".  Las historias empezaron a atraer a los jóvenes curiosos y los avistamientos aumentaron. Lo que es seguro es que este edificio es un ícono popular en Ciudad Madero. Aún hay personas que lo visitan atraídos por las historias de terror del lugar o simplemente para conocer la estructura abandonada. Con el tiempo este recinto se hizo un imán para personas que practican rituales. En las paredes se pueden observar grafitis e incluso pentagramas invertidos. Por eso se recomienda visitarlo únicamente de día cuando hay personas supervisando la entrada.

¿Cómo visitarlo?

Este lugar se ubica a tan sólo 200 metros del mar, lo que lo convierte en un punto excelente para explorar y disfrutar de la vista panorámica. Para visitarlo te recomendamos ir acompañado en grupos grandes, pues existe la posibilidad de jugar gotcha en este lugar bajo total supervisión. Los partidos se organizan cada fin de semana y cualquier persona puede participar. Esta es la mejor opción si quieres explorar los exteriores e interiores del lugar de una manera segura.

Cultural

Playa

Ubicación

Hospital Naturísta, playa escondida, Ciudad Madero, Tamps., México

  • Redes Sociales