Aguascalientes - Escapadas por México Desconocido
Escapadas

Aguascalientes

El segundo estado más pequeño del país guarda enormes tesoros: su capital es una ciudad llena de historia, de manantiales que brotaban en la Nueva España y de la Ruta de la Plata que atravesaba haciendas. Sus Pueblos Mágicos son ricos en historia y antiguos edificios; sin dejar de lado la belleza de sus paisajes, que pasan de zonas desérticas a boscosas en un instante.

Atractivos y actividades en Aguascalientes

Visita el Museo Vivo de Cactáceas
Real de Asientos Visita el Museo Vivo de Cactáceas
Recorre los túneles subterráneos
Real de Asientos Recorre los túneles subterráneos
Visita una fábrica de dulces artesanales de guayaba
Calvillo Visita una fábrica de dulces artesanales de guayaba
Museo Nacional de Pueblos Mágicos
Calvillo Museo Nacional de Pueblos Mágicos
Degusta los sabores de Calvillo
Calvillo Degusta los sabores de Calvillo
Camina por la Ruta del artesano, entre piedra y  barro
Real de Asientos Camina por la Ruta del artesano, entre piedra y barro
Prueba los vinos de la Hacienda San Luis de Letras
San José de Gracia Prueba los vinos de la Hacienda San Luis de Letras
Palacio Municipal
Calvillo Palacio Municipal
Ver todas las opciones de atractivos

Aguascalientes es uno de los estados más pequeños del país. Se llama así debido a la riqueza de aguas termales en la región. Sus primeros pobladores fueron los chichimecas. Fue por orden de Antonio López de Santa Anna que se creó el territorio de Aguascalientes y fue separado del estado de Zacatecas. Hoy, el estado colinda al norte con Zacatecas y al sur con Jalisco. Su clima es semiseco y tiene una temperatura promedio anual que va de los 17 a 18 °C.

Algunos de sus pueblos y monumentos históricos están integrados al Camino Real de Tierra Adentro, como es el caso de su capital, donde anualmente se efectúa la ya famosa Feria de San Marcos y el Festival de las Calaveras. Tres de sus pueblos forman parte del programa Pueblos Mágicos; escápate a Calvillo, Real de Asientos y San José de Gracia donde las sorpresas se suceden una tras otra.