Ex convento San Juan Bautista en Cuautinchán

Existe en Puebla un triangulo de oro conventual compuesto por tres magníficas obras arquitectónicas del barroco mexicano. El ex convento de San Juan Bautista en Cuautinchán es una de ellas. Encuentra más información aquí.

Ex convento San Juan Bautista en Cuautinchán

Existe en Puebla un triangulo de oro conventual compuesto por tres magníficas obras arquitectónicas del barroco mexicano. El ex convento de San Juan Bautista en Cuautinchán es una de ellas. Encuentra más información aquí.

Cuautinchán se ubica aproximadamente a 50 minutos de la ciudad de Puebla (rumbo a la presa de Valsequillo). Este destino tiene una gran oferta de arte sacro colonial. Aquí destaca el ex-convento de San Juan Bautista en Cuautinchán, el cual fue diseñado por el arquitecto español Francisco Becerra, en un estilo renacentista y fue terminado en 1590. Encuentra aquí la información que necesitas para visitar este santuario, parte esencial del triángulo de oro conventual de Puebla.

Historia del ex convento de San Juan Bautista en Cautinchán

En la época de la conquista de los españoles, Cuauhtinchán era una comunidad autónoma que pagaba tributo a la guarnición mexica que estaba ubicada en Tepeyacac, hoy Tepeaca. La conversión a la religión católica de los habitantes de Cuauhtinchán fue en épocas muy tempranas. De hecho, se piensa que esto sucedió entre 1527 y 1528, bajo la dirección de fray Juan de Rivas. La construcción del monasterio de Cuauhtinchán fue iniciada por los religiosos franciscanos alrededor del año 1527, fecha que sorprende por ser muy temprana. ¡Aún no se edificaba la ciudad de Puebla!

En cuanto a la iglesia, los historiadores consideran que se construyó después; ya que al parecer se comenzó en 1569 y se concluyó en 1593.

El triángulo de oro conventual de Puebla

En medio de valles se dibuja el trayecto compuesto por cuatro monasterios que se suceden uno a uno. Esta ruta inicia en Cuautinchán, continúa en Tecali y Tepeaca. Juntos forman el triángulo de oro del siglo XVI; la última parada de esta ruta conventual, en Tecamachalco, es una muestra pictórica de gran valor.

  • Hay más de una razón por la que este convento destaca entre los muchos majestuosos recintos que forman parte de la cultura conventual poblana, pero destaca lo siguiente:En su interior se encuentra el retablo más antiguo de América, que data de 1534, construido en madera por Nicolás Tejeda de Guzmán, quien lo había realizado para el Templo de San Francisco, de la ciudad de Puebla. Sin embargo, este retablo pasó a ser propiedad del convento de Tepeaca, pero por no tener un espacio suficiente, fue finalmente enviado a Cuautinchán.
  • Por el traslado, el retablo sufrió muchos daños y fue retocado por el pintor Juan Aru. ¡No te pierdas la oportunidad de observar estos pequeños detalles!

Cuando visites este magistral monumento toma esto en cuenta:

  • El campanario del ex convento de San Juan Bautista en Cautinchán es la zona más alta del monasterio y mide más de 30 metros. Ahí arriba están las campanas que tienen un peso de más de 300 kilogramos.
  • La parroquia de San Juan Bautista, localizada al lado del convento, es ahora museo de arte religioso.El ex convento está abierto al público. Si así lo desea, puede tomar una visita guiada para recorrer el lugar; también se puede subir al campanario del convento donde se puede ver el paisaje de los cerros de Amozoc, el valle de Tepeaca, la zona de Valsequillo y admirar la Malinche y los volcanes.

Ubicación

Ex-Convento de San Juan Bautista, Primera Sección, Cuautinchán, Pue., México